Archivos Mensuales: mayo 2014

” Marie Antoinette “

” Marie Antoinette “

 

                                            Imagen

 

Soy reina y consorte

Soy fiel y adúltera

Soy agua y fuego

Soy verdad y mentira

Soy ángel y demonio

Soy amiga y enemiga

Soy amante y amada

Soy deseada y odiada

Soy madre, hija y esposa

Pero sobre todo, soy Maria Antonieta.

Anuncios

Mylène

                                               Imagen

 

                              Desde mi llegada a esta gran casa de dragones, no han dejado de sucederse acontecimientos que no se hubiesen manifestado, ni en mis mas inconfesables pensamientos. Mi nacimiento fue un gran momento de mi casi olvidada aldea. Recuerdos de momentos que parecen que no volverán a producirse, y no puedo evitar entristecerme, las personas que me vieron crecer y con las que compartí momentos de felicidad y amargura languidecen únicamente  en mi memoria. Y con cada día de mi mortal existencia parece que se pierden, dejando paso a las nuevas imágenes increíbles que me rodean en estos días. No puedo evitar sentir que la situación ha emprendido una trayectoria que parece terminar en dolor, sufrimiento y silencio tras un estruendoso grito. 

   Podría decirse que los amaneceres se tuercen largos y los anocheceres tempranos y fríos, colmados de una nostalgia que no se puede tocar. Largos días que parecen no tener un final, aventuras de individuos que han asumido que no tendrán un hueco en la historia escrita, algunas mujeres de aldea que parecen haber encontrado en la servidumbre de dragones una excusa perfecta para perfeccionar sus modales y convertirse en damas para hombres menores. Y como estandarte de lo masculino en este mundo de ideas extrañas, tales hombres aprovechan cualquier jardín, aposento o escobero para dar rienda suelta a sus instintos mas primarios. Mi percepción de lo místico tiende a desvirtuarse, y tornarse de un color grisáceo cuando se trata de emitir algo mas que un monosílabo con semejantes caballeros de escudo desconocido. No tratando de ser valiente, o si me apuro, arrogante. La cuestión es mas profunda de lo que podría decirse que es una conducta incivilizada de una doncella del norte, tratando de recordar como espantar a aquellos que pretender robar la inocencia de la virginidad en su esencia más sublime.

 

                         Cuando pienso en el amor, no puedo evitar sentir un látigo de textura escamosa y del color del mar. Escondido tras él, una luz que se conforma tras la sinergia del rojo de la sangre, el amarillo de las túnicas de grandes señores, y el blanco de la esencia mas pura. Esa luz con forma de mirada impenetrable, se extiende por senderos de mi cuerpo que aún están por explorar, la imagen de un suspiro en la penumbra de la soledad. Se reconoce en esa luz una figura que atemoriza, que da pie al desenfreno mas incontrolado, al principio de todo, a la cúpula de los conocimientos y al mas imposible de los enamoramientos.

 

                         Estoy segura de tres cosas, la primera, estoy escondida tras los dictámenes de seres que no entienden el porvenir del mundo, la segunda, contemplo los placeres de este mundo como espacios de tiempo que agotan la paciencia de la suficiencia, y tercera, estoy irremediablemente enamorada de la luz tricolor en cuya manifestación recíproca encuentro cobijo. Puede resultar incómodo para ellos en un momento de convulsión equívoca instrumentando modelos de justificación teórica sobre el poder.

 

“Cástor & Pólux”

Tu que naciste inmortal, y a la par, mortal. Una dualidad sibilina, peligrosa y tremendamente excitante. Cargas con tu incontrolada curiosidad, sin importarte la estela que dejas tras de ti, sin ni siquiera dar paso a la duda del prójimo que te ama en soledad, siendo maestro del sigilo emocional, te escondes, me das una cara que me embriaga de deseo. Amarte es menester de jóvenes cargados de entusiasmo, que cabalgan a la batalla, pero no a la victoria.

   Acceder a tus brazos, sólo me esta permitido, si mi ojos no se cruzan con los tuyos. Pues mirándote caería presa del embrujo, sin poder escapar a tu mirada leonina. No puedo evitar pensarte, tocarte, olerte y saborearte. Todo en ti me produce placer, una sensación profunda, de matices a madera, mar y sal. Noto que mis dedos recorren tu cabello negro, suave y fuerte. Y cuando recorro tus mejillas accedo a tu viril mentón, adalid de hombres mayores, que percibo en ti, tras una barba cuyo tacto resulta tosca pero excitantemente agradable, producto de la maduración mas deseada por mi.

   Realidad con sabiduría, eso dicen, pero me nutro de la pasión y de la lujuria para merecerte, sin ellas, estaría complemente vacío, sin llama que me haga ser fuego y sin leña dura de roble que me alimente. Buscarte ha sido dura tarea, muchos mares he recorrido para alcanzar esta tierra, muchas cimas alcancé y en muy oscuros pozos terminé, pero heme aquí, con recuerdos vanos del amor que creí perdido en el tiempo y en mis viajes. ¿Cómo poder creer que eres verdadero si tus verdes ojos me dicen tu verdad y la mueca de tu rostro te delata el subterfugio?. La melancolía del tono de voz me convida a entrar en tu terreno para ser la presa que alimenta tu deseo efímero de carne. Yo, sin embargo, busco agua y aire, deseo y sosiego, virutas de polvo en millones de edades y la eternidad enfrascada, para poder acceder a ella cuando logre atraparte en mis pasiones.

   La necesidad de recorrerte crece tanto que mengua su fuerza evadiendo tus excusas y descubriendo tu verdad. La noche pide permiso para entrar en nuestra habitación. De pie, frente al espejo de lo real, entra la luna para poder desvelarme tu silueta desnuda en la medianoche. Tu silueta dibujada, tu espalda al aire, dando explicación a lo que es una curva casi perfecta.

   Tus piernas torneadas entremezclándose con las nubes hechas de una tela finísima que hace que tu sueño sea mío. Conviertes el dormitorio en el edén de mi impaciencia, receta que has creado con amor y deseo, aderezado con placer.

   Pero no, amigo mío, sé de lo que eres capaz, tu mano izquierda me atraparía, mientras que tu diestra me aniquilaría. Eso es lo que me obligas a esperar, una dolorosa muerte de amor, en cuyo desenlace renacen los sueños perdidos y termina la búsqueda de lo terrenal para dar con la luz. Una luz determinada por el calor de los corazones que la hacen ser fuerte. Yo ,sin ti, formaré parte de esa luz, por que tu mentira me duele, me desgarra por dentro, y me hace convertirme en el mas absoluto de los demonios. La ira, la codicia y la estupidez serán mi espada, escudo y armadura para esta contienda. Mas allá, será tarde cuando te des cuenta que ese demonio finalmente no era yo, y que a muchas unidades de distancia, me encuentro, sonriéndote, y deseándote el mas feliz, pero merecido de los finales.

“Meet me there”

Para Alex;
 
 
Vigor, enséñale mi cuerpo desnudo y sin armadura.
Verdad, no le ocultes nada.
Belleza, dile cuan hermoso es a mi mirada.
Alegría, grita que le sonrío con simpatía.
Astucia, susurra en el viento que lo atraparé.
Amor, …. solo déjame a solas con él.
 
Imagen
 
Eariandes

Un rincón donde se muestran poemas, relatos, opiniones, imágenes, música... en fin, un cajón desastre

veriena

El Ghetto de la Osadía

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com