“Gemina Cor”

                           Imagen

Para ti…

 

             El crepúsculo pedía permiso mientras mi tren hacía su entrada en Austerlitz con total normalidad. El olor de la urbe me impregnó, intuyendo que sería una visita que no podría olvidar en la vida. Un taxi parisino me llevó raudo a mi destino, pero extrañamente me pareció una eternidad, mi estómago se anudaba a conciencia y en contra de mi serenidad, acelerando mi respiración, permitiendo que mi corazón latiese apresuradamente.

            Sabía que tenía que verla, símbolo de una Francia de principios de siglo, adornando el cielo de una nación. Mi agotamiento era atroz, pero el sueño debía esperar…

            Caminé solemnemente hacia ella, pues vista de lejos se apreciaba impertérrita, perdida en la inmensidad pero coronada de gloria. Mi mente obnubilada no entendía mi nerviosismo, percibía en mi conciencia que tenía que alcanzar la cima Gala para observar su cuerpo tendido tras un sobrecogedor atardecer.

            Subía rápidamente tras haber adquirido mi entrada en el pilar Este. Ascendía para alcanzar la cúspide mientras mis piernas se adormecían producto de la corazonada.

Pude abordar el mirador, y El estaba allí…., de repente el tiempo nos suplicó permiso para detenerse….;

 

            – Buenos días, por fin has llegado…- susurró

            – Libérame de culpa, mi corazón no aguantaba más…- Lo miraba, deseando cada ángulo de su hermoso cuerpo.

            – Te he estado buscando….-

            – Yo también a ti….- mis sentidos los deseaban cada vez más, y era inexorable.

 

            De repente, era como si no existiese espacio o tiempo, podía ver el mundo en mi mano; diminuto y espectacularmente hermoso. Solo lograba mantener la mirada hipnotizada que me obligaba a indagar dos mesmerizantes ojos del color de la tierra virginal sumergidos en una tez blanquecina. Unos labios dibujados bajo una extraordinaria y fascinante nariz. Se convidaba a la armonía de su rostro una barba rebajada del mismo color que sus negros y fuertes cabellos, todo ello aureolaba aquel misterioso hombre que habría olvidado abrocharse la botonadura de una camisa que me permitía retozar con mi mente…., inesperadamente sus labios bailaron para concebir un mensaje etéreo pero teñido con los colores del ocaso…

 

            – Discúlpame, pero no podría soportar volver a perderte, siento que quiero saborear la eternidad contigo y retar al Universo, poniendo a prueba sus límites…

            -¿En que momento decidí perderme..?- Pregunté con la extraña sensación de adivinar la respuesta mientras los últimos rayos de sol bañaban nuestros rostros.

            – Da igual cuando, soy yo, y he recorrido el mundo entero para encontrarte, mi corazón decretaba que hoy te hallaría aquí, y que preguntaría por ti………

 

    Te Adoro

 

 

 

Anuncios

Publicado el julio 2, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Paaran, me he imaginado los tonos, los ángulos y sensaciones que esperaban en la cima..aaix.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Eariandes

Un rincón donde se muestran poemas, relatos, opiniones, imágenes, música... en fin, un cajón desastre

veriena

El Ghetto de la Osadía

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: